El Islam, la sensualidad e Internet

Un empresario ruso ha lazado una tienda ‘online’ algo inusual, ofreciendo a los musulmanes residentes en el país cremas lubricantes y preservativos.
Su objetivo era aportar más colores a su vida sexual.

Sin embargo, los potenciales clientes califican la iniciativa de desmesurada. ¿Qué destino le aguarda a la primera tienda de venta en Internet de artículos de uso íntimo?

El Islam y la sensualidad

Desde el punto de vista de los no musulmanes, aquellos creyentes que profesan el Islam no son demasiado dados a desarrollar la sensualidad. En la primavera de 2010 Abdel Aziz Aurah, afincado en Amsterdam, decidió hacer tambalear esta creencia y lanzó un sex shop destinado a las parejas que profesan el Islam.

El éxito de la iniciativa fue impresionante. Varios días después del lanzamiento de la página el sitio no aguantó la avalancha de visitas. Hubo que pasar primero a otro servidor y luego la página se acabó perdiendo en los vastos espacios de la Red.

Un empresario ruso decidió retomar la iniciativa, pero se tuvo que topar con ciertas dificultades.

El pasado 7 de noviembre, cual Ave Fénix de las cenizas, la idea renació sólo que sobre terreno ruso. Se inauguró la tienda de venta ‘online’ El Hop Shop, lo que se traduce del árabe, según se asegura en la página, como “Amor”. En la página predominan tonos rosa y violeta y se indica que se busca, para emitir consultas, a una mujer musulmana preferiblemente con formación en la esfera de relaciones públicas.

El director de la tienda, Yuri Protsenko, contó en la entrevista a una de las cadenas de televisión que él personalmente no es musulmán, pero afirmó haber estudiado el tema sobre la actitud del Islam hacia una esfera tan íntima.

“¿Ni siquiera es musulmán?”, se sorprendió uno de los representantes de la comunidad islámica de Moscú. “Otra vez alguien quiere beneficiarse a nuestra costa. ¿Se nos habrán adelantado nuestros hermanos hebreos? Según la tradición islámica, la vida personal de la gente nunca es objeto de discusiones”, prosigue nuestro interlocutor, quien precisa más tarde que él no tiene necesidad alguna de este tipo de tiendas, le parece más bien una provocación. El hombre ni siquiera quiso identificarse. “Mi mujer ni me dejará entrar en casa si me meto en una página de éstas”, concluyó.

Almizcle en vez del porno

Volvamos a la tienda de venta ‘online’ El Hob. “La sexualidad es considerada en el Islam un factor positivo, siempre y cuando se observe dentro del matrimonio”, se indica en la página de la tienda en el apartado ‘El Islam y nuestros productos’. “Estamos ofreciendo los mejores artículos halal para la vida íntima de una pareja. El uso de estos productos está permitido por el Islam y ayudarán a sentir mayor placer en la vida familiar”.

¿Qué es lo que ofrece la tienda en cuestión? “Tampoco es tanto”, suspiraría la gente entendida, lo que predomina entre regalos son lubricantes y aceites de masaje. Uno de los productos más “indecentes” es una crema bajo el nombre de “Noche egipcia” que prolonga la relación sexual. Con unas palabras delicadas el artículo es recomendado para caballeros muy sensibles. El efecto es inmediato, se asegura, y la adicción por largo uso se descarta.

La tienda ofrece también velas con aromas, afrodisíacos, almizcle entre ellos, y pétalos de rosa. Pétalos de jabón para darse un baño y pétalos naturales, rojos, de tres tonos del rosa y blancos. “Estos pétalos de uso múltiple, suaves y perfectos, ayudarán a hacer la vida en pareja más variada”.

Además, la tienda ofrece preservativos. Así en el apartado “preguntas frecuentes” se citan las palabras de un imán sobre los permitidos casos de su uso. Entre estas razones de peso figura la siguiente “si la mujer no es una mujer casta”. Una señora que no lo es difícilmente se merecería pétalos de rosa.

Sin embargo, una semana después del lanzamiento del proyecto la página del sex shop sufrió importantes modificaciones: ya no quedaba ni rastro de la mención de mujeres dadas a la lujuria ni de las opiniones de líderes religiosos.

Los promotores de la iniciativa se han echado atrás, borrando todos los contenidos relativos a los musulmanes o a su posible actitud hacia imágenes poco decorosas.

“Únicamente a un muftí la idea le pareció ‘curiosa”, cuenta Yuri Protsenko. Al mismo tiempo recibimos numerosos comentarios negativos”. “Nuestra nueva estrategia consiste en ofrecer a los consumidores productos naturales para una vida sexual sana”, informa. La tienda sigue ofreciendo productos que no contienen alcohol ni grasas animales presentados por los “fabricantes más famosos del mundo”.

El nuevo concepto, al igual que antes, va dirigido a la comunidad musulmana. Se sigue contestando a las preguntas delicadas, sólo que la mención de ‘halal’ ha desaparecido. “Nuestros productos no contienen sustancias prohibidas por el Islam”, se asegura.

Con el tiempo se verá la reacción de los potenciales consumidores a esta atrevida iniciativa.

Fuente: Rianovosti

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: