Coleccionar juntos es más divertido

Cristina Mayor y Koldo Onaindia son una pareja que vive en Mungia, aunque nacieron en Bilbao. Ambos están jubilados y dedican parte de su tiempo a cuidar de sus siete nietos. Hasta ahí, la de este matrimonio es una historia más, normal y corriente. Su particularidad está en que ambos son coleccionistas.

Su casa es un auténtico museo de cajas, reproducciones de faros, marcapáginas, botijos y algún que otro artículo más como barcos o cámaras de fotos. “Yo soy coleccionista desde que nací; lo llevo en la sangre y, según he ido pudiendo, he ido juntando cosas”, explica Cristina. Lo primero que juntó de pequeña fueron sobres y cartas.

Más tarde, según la economía ha ido permitiéndoselo, ha ido coleccionando cosas con más lustre. De esta manera, ha reunido unos 30.000 marcapáginas y 4.000 cajas de metal, entre otros muchos artículos de colección. Posee cajas actuales, de todo el siglo XX y alguna del XIX. “Me acuerdo de cuándo y dónde cogí todas y cada una de las cajas”, comenta, con orgullo, Cristina. Esta experta en la materia explica que “las recopilaciones van surgiendo: te va gustando algo, poco a poco te enganchas y vas buscando y completando”.

La marea del coleccionismo que empezó Cristina también ha acabado arrastrando a su marido Koldo, quien lleva diez años coleccionando reproducciones de faros. “Me jubilé y tenía que buscar cómo ocupar mi tiempo libre. Qué mejor que hacer algo que me gusta y que le gusta a mi mujer…”, confiesa. En mitad de la búsqueda, una amiga le regaló la reproducción de un faro. Ahí se encendió la mecha del coleccionismo en Koldo. “Ese regalo hizo que me enganchase a los faros”, reconoce.

Así, empezó a inmiscuirse en este mundo y los viajes que hacía con Cristina para intercambiar o comprar productos empezaron a tener un interés directo para él. “Ya que iba a las ferias y rastrillos con Cristina, por lo menos me divertía buscando para mi colección”, señala este bilbaino de 69 años. No quedó ahí el asunto; ante la falta de reproducciones de faros estatales, este hombre se puso a navegar en la red en busca de imitaciones a escala de este tipo de construcciones costeras. “Tengo sobre todo de Estados Unidos, que es donde más se estila eso”. Así, ha conseguido juntar unos 250 faros, entre los que destaca uno muy conocido para el mundo entero aunque muchos no saben que es un faro: la Estatua de la Libertad.

Además, cada reproducción también tiene un pedacito de historia, ya que en su base aparece una explicación del faro recreado. Pero lo que tiene esta afición es que engancha; por ello, Koldo también posee una nutrida colección de postales y décimos de lotería con construcciones costeras de esta tipología impresas en su portada. “A veces es difícil centrar la colección y tiendes a extenderla: empiezas por una cosa y acabas con otra muy diferente”, afirma Cristina, una mujer muy activa que también forma parte del grupo de teatro Diz-Diz.

Nexo de unión En su opinión, lo más complicado de todo es “catalogar los elementos que forman la colección”. Ahí reside un laborioso trabajo, más tratándose de recopilaciones tan amplias y extensas. Todo ello requiere un espacio en el que guardar todos los artículos. En la casa de Koldo y Cristina, una habitación y el garaje, están reservados para sus aficiones. “No tenemos ningún problema a la hora de repartirnos el espacio para nuestras colecciones”, se sincera Koldo, aunque, evidentemente, es Cristina quien más sitio ocupa con sus cajas de metal, botijos y marcapáginas. Esta afición supone un nexo de unión muy fuerte entre ambos. “Es una maravilla poder compartir hobby; esto nos une y hacemos cosas juntos”, resume Cristina. Entre todo ello, un elemento muy importante son los viajes a algunos rastrillos y concentraciones de coleccionistas. “No viajamos mucho, pero vamos a Francia 4 o 5 veces al año”, señalan. Su último viaje se produjo ayer mismo, cuando asistieron al encuentro de coleccionistas de la localidad aragonesa de Monzón. “Se conoce mucha gente con esta afición”, señalan. Entre las personas con las que más relación tienen están los integrantes de Bitxikiak, la asociación de coleccionismo a la que pertenecen.

Son una pareja que se complementa muy bien y así se demostró el pasado año, cuando el Ayuntamiento de Plentzia apostó por ellos para realizar una exposición con las reproducciones de faros de Koldo y varios barcos que colecciona Cristina. Su preocupación de cara al futuro es cómo conservar sus colecciones, ya que sus hijos no han heredado ese gen recopilador que ha dado origen a tan variadas muestras de faros, barcos y cajas de metal. “Nos gustaría que estas colecciones perdurasen, que se puedan ver. El coleccionismo hay que cuidarlo, porque es cultura e historia. No se puede dejar echar a perder”, explican. Por esa misma razón, con el objetivo de recuperar pedacitos del pasado, esperan seguir acumulando esos elementos que tanto les apasionan. “Un coleccionista nunca para, aunque yo sí bajaré el ritmo”, señala Cristina.

Creatividad e imaginación Así las cosas, entre las paredes de la casa de este matrimonio se encierra mucha historia, mucho esfuerzo y mucha dedicación a una afición que les ha unido, más aún cuando esta pareja lleva ya 43 años casada y ha dado como fruto cuatro hijos. “Esto del coleccionismo fomenta la creatividad y la imaginación”, señalan. Estos dos valores los están explotando con sus siete nietos, a los que cuidan con orgullo y dentro de poco tendrán un nuevo retoño al que contar historias, puesto que el “octavo nieto está en camino”. Una nueva alegría para una pareja que gracias a sus aficiones y vitalidad forman un matrimonio de edición limitada.

Fuente: Deia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: