No solo lo pienses… Hazlo

Si hay un nicho de empleo, un auténtico filón a la hora de fabricarse un puesto de trabajo, y hacerlo sin necesidad de un gran capital, es el negocio online. Parte de una premisa: buscar una necesidad y tratar de satisfacerla. Y en la actualidad se sustenta en tres tendencias: superespecialización, crowdsourcing y transformación del mundo offline en online.

Dicho de otra manera:

1. Si hay que vender algo o prestar determinados servicios, cuanto más especializado sea, menos competencia y más interés.

2. El poder de compartir experiencias -o aunar esfuerzos- a través de la Red es un filón que no tiene -de momento- límites.

3. Y todos los sectores comerciales tradicionales se pueden reinventar en Internet.

La Red es el caldo de cultivo de la mayoría de estos proyectos, desde negocios online enfocados al autoempleo (venta de productos físicos o servicios) hasta las startups con mayores posibilidades de desarrollo y más requerimientos de inversión, pero también con grandes posibilidades de encontrar un business angel o acceder a financiación a través de sociedades de garantía recíproca. Los proyectos tecnológicos -y, en especial, los que se sustentan en Internet-, se han convertido en uno de los objetivos favoritos de estos inversores. Noticias como la de las nuevas redes sociales de los cofundadores de Twitter, conocidas la pasada semana, mantienen al sector en vilo, a los emprendedores y a los inversores, ya que forman un tándem.

Aunque muchas ideas de negocio que no requieren grandes inversiones también encajan con este modelo. Eso sí, siempre que el emprendedor domine Internet. Si no es así, siempre puede asociarse con un experto en desarrollo web.

Entre los modelos de negocio que no requieren grandes inversiones destaca la creación de directorios web temáticos. Consiste en crear directorios en Internet enfocados a temas específicos, desde colegios a servicios para organización de bodas. Los modelos más comunes y consolidados son los directorios de restaurantes, de ofertas de ocio o de viajes. Las posibilidades de explotación comercial son muchas, para empezar, es posible comercializar la pertenencia al directorio o publicidad en la web.

El otro gran nicho de mercado para un negocio online con necesidades de inversión de modestas a muy modestas es la oferta de servicios, desde asesoramiento y formación (cursos online) hasta información especializada (un buscador de ofertas, portales inmobiliarios, comunidad de viajeros) pasando por intercambio de productos. En este caso, además será necesaria una inversión inicial para logística (almacenamiento, y/o recogida-distribución de productos).

Cada día son más las empresas offline que están migrando, adecuando o enriqueciendo su actividad a la Red como una línea complementaria de su negocio. El caso del éxito de la tienda online de Zara es el mejor ejemplo. De hecho, a veces esta migración se da como única manera de supervivencia. Como en el caso de algunas publicaciones tradicionales en papel, que echan el cierre pero mantienen su versión online. Es el medio natural para sobrevivir de muchas empresas de anuncios clasificados, medios de comunicación, editoriales, juegos y apuestas, banca, viajes? “La red favorece el desarrollo de muchos de estos negocios que viven la crisis en el modelo tradicional”, destacan desde la Asociación de Inversores y Emprendedores en Internet AIEI.

Financiación y experiencia

Pocos negocios responden a un perfil tan claro como el de una startup: profesionales más bien jóvenes, con ideas y proyectos, pero sin trabajo y sin acceso a la financiación. Por eso los business angels (inversores ángel) cada vez juegan un papel más importante en las fases iniciales de estas empresas. Buscan proyectos innovadores, con alto potencial de crecimiento, escalables y con un buen equipo emprendedor para invertir -a diferencia de los Fondos de Capital Riesgo- su propio dinero. Además de aportar dinero, suelen cumplir un papel de acelerador de la empresa al aportar su experiencia como emprendedores o ejecutivos, sus contactos, y al dar credibilidad y confianza frente a terceros. A cambio, el emprendedor debe estar dispuesto a ceder parte de la compañía, a dejar que el ángel sea su mentor y a compartir la toma de decisiones. Puede que el proceso sea temporal, porque el business angel no entra en la compañía con carácter indefinido, busca recuperar su inversión y obtener una prima por el alto riesgo asumido, y hay que garantizar que se facilitará una salida a su inversión, generalmente en un plazo de entre 3 y 7 años, recomprando su parte o dando entrada a nuevos socios.

Fuente: El Economista

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: