Los negocios online no funcionan solos tambien necesitan planificación, tiempo y esfuerzo

Esa idea de que la web es el sitio más accesible y económico para montar una empresa también tiene sus mitos. Si quieres ser un empresario de la red, necesitas conocer todos los retos que implica esta plataforma.

Seguramente has escuchado que abrir un negocio por internet es muy económico y accesible. Y lo compruebas al ver miles de páginas de ventas en línea que promocionan prácticamente todo: pasteles, organización de eventos, ropa, asesoría financiera, artículos de decoración, zapatos o hasta cursos y talleres.

Sin embargo, todos estos negocios cibernéticos han debido pasar por un proceso para establecerse. La mayoría pueden no ser rentables o no producir suficientes ingresos; otros no se planificaron para funcionar a largo plazo, y de este inmenso mundo emprendedor sólo unos cuantos pueden considerarse negocios online exitosos.

“Los negocios en la web son muy exigentes. Si bien a simple vista parecen no requerir mucho capital, pues se puede ahorrar en los intermediarios y en los canales de distribución, por ejemplo, la verdad es que detrás de un negocio online tiene que haber muchísima planeación, tiempo invertido y trabajo”, dice la mercadóloga Consuelo Hernández.

¿Qué cambia y qué no?

Hernández asegura que en cuestión de mercadotecnia, un negocio online no es muy diferente a un negocio físicamente establecido: “La cuestión de fondo es la misma, ¿lo que ofrezco es necesario, viable, creativo y único? ¿Existe la necesidad de mi producto o servicio en el mercado o puedo crearla en los consumidores? Este punto es clave para cualquier negocio”.

Sin un producto o servicio que impacte o que “haga la diferencia”, cualquier negocio tendrá los días contados o un índice de crecimiento muy bajo.

“No se trata de vender algo nunca antes visto, sino de establecer muy bien qué hace la diferencia de nuestro producto al de otros considerados competencia directa o indirecta. Si voy a hacer pasteles, tienen que ser o los más originales, o los más deliciosos, o los más bonitos”, añade la especialista y creativa de una agencia de publicidad en Monterrey.

El reto más inmediato y real que enfrentan los negocios online es que el campo de investigación de este modelo empresarial apenas comienza a tomar fuerza. Se sabe mucho de empresas tradicionales, pero hay menos información comprobada sobre los factores que intervienen en el éxito de los negocios por internet.

“Parece a simple vista muy sencillo, pero los negocios por internet han venido a modificar los procesos en todos los sentidos: investigación de mercado, producción, promoción y publicidad, personal, distribución”, añade Hernández, “se trata de herramientas más nuevas y, por lo tanto, aunque resulte más económico, deberá gastarse el doble de cerebro para comprender al mercado y establecer las estrategias adecuadas de negocio.

“Hay que conocer las plataformas, los recursos técnicos y legales, los estándares de calidad de los elementos de un sitio web… en un negocio online, la ‘fachada’ de nuestro negocio es la página en sí, la red social, el Facebook o el Twitter. La marca está ‘vestida’ por este entorno visual y auditivo, ya que no hay contacto físico de producto-cliente”.

Para tomar en cuenta

Según el sitio Expansion.com, en la actualidad “saber lanzar una compañía en modo online es ya una necesidad para iniciar cualquier proyecto”.

Entre los consejos que destaca la publicación web, está el de “generar confianza”.

“Como en el mundo online no existe el trato directo, la web debe transmitir confianza. Por otra parte, cuanta más información contenga el sitio online, mejor posicionado aparecerá en los buscadores y, por tanto, logrará mayor visibilidad y llegará a más potenciales consumidores. Se trata de lograr la primera venta para generar negocio y que la marca empiece a ser conocida”.

Hernández asegura que en este terreno, las redes sociales han llegado para facilitar la promoción y la publicidad de las empresas.

“Puedo entender que alguien no quiera tener un Facebook personal, pero ya no es factible tener una empresa sin Facebook”, considera. “En estos momentos las redes sociales son clave, y además ofrecen muchas herramientas que atraen a los usuarios, se pueden añadir videos, podcasts, imágenes, encuestas, frases… Aunque aquí el reto es conocer las posibilidades y saberlas emplear, no es tan sencillo como podría pensarse”.

Los recursos que se invierten, aunque podrían ser menores, también son obligados.

“Es un mito eso de que un negocio por internet es prácticamente gratuito. Lo que te ayuda es a ahorrar bastante en la renta de un local, en intermediarios para la plaza (lugares donde se distribuye el producto) o en los canales de distribución, ya que el trato con el cliente es directo. Pero si ofreces un bien, deberás invertir en su producción, eso no te lo puedes ahorrar; y si ofreces un servicio, deberás invertir en personal y capacitación, por ejemplo”.

¿Cómo iniciar?

Primero, recuerda Hernández, es necesario tener una idea clara del objetivo del negocio. “Hay que elaborar el plan estratégico, donde se defina prácticamente todo: los objetivos a corto, mediano y largo plazo; establecer la misión, visión y valores; el producto o servicio, la operación, costos, perspectiva financiera… es describir en papel el alma de nuestra empresa”.

Añade que para lograrlo existe asesoría en internet, además de cursos y talleres para emprendedores que te ayudarán a establecer, con los pies en la tierra, un plan estratégico integral.

Después, continúa la mercadóloga, hay que trabajar en la imagen corporativa. “Esto incluye, primero, definir ¿quién es mi marca? Describir sus características, a quién va dirigida, ¿cómo sería si fuera una persona, quiénes serían sus amigos (clientes)? Después hay que establecer el nombre de la marca madre o/y las marcas hijas, el logotipo, el slogan, el empaque y todo lo que conteste a la pregunta ¿cómo es físicamente mi marca?”.

Para este segundo punto es indispensable contar con alguna asesoría en mercadotecnia y, claro, con un equipo de diseñadores.

Más adelante viene la parte “diferente”, lo que hace distinto a un negocio tradicional de uno online, dice Hernández: “Establecer las estrategias de internet. Capacitarse en plataformas web, adquirir el dominio, decidir un plan de publicidad web, planear y diseñar la página oficial, crear la estrategia de redes sociales.

“Aquí hay un punto muy, muy importante”, destaca, “y es algo con lo que nos topamos los productores de estas herramientas en muchos de los casos. No se trata sólo de pagar por el diseño de una página bonita y funcional, ni de crear estrategias en redes sociales. Eso es sólo el 50 por ciento del proyecto, el otro 50 por ciento es tener muy claro quién va a alimentar la página y las redes, quién va a estar al pendiente de tener al día la información, las promociones. Y establecer cada cuándo se va a actualizar o rediseñar el sitio”.

Finalmente, sólo se necesita echar a andar el negocio, ofrecer el mejor servicio y esperar a que la empresa madure y comience a dar frutos. “Tal vez se requerirán varios años para ver los primeros resultados, así que como en cualquier negocio, después de todo, el secreto del éxito sigue siendo la perseverancia”, finaliza Hernández.

Buscadores y posicionamiento

Como señala la mercadóloga Consuelo Hernández, el mundo de los negocios por internet sigue siendo objeto de investigaciones pioneras. Uno de los temas más importantes es el “posicionamiento” de los sitios web y las estrategias para que tu página aparezca primera en los buscadores.

Según el sitio 100negocios.com, este objetivo primordial es pasado por alto por muchos de los novatos en los negocios online.

“Uno de los primeros problemas que tiene un novato en los negocios por internet es centrarse en vender en internet, perdiendo de vista el posicionamiento de la página en los primeros lugares de los buscadores (de preferencia Google). Ambos objetivos van de la mano, y es una doble tarea la que se tiene que realizar al diseñar la página y contenido”.

Para establecer metas de posicionamiento es necesario conocer el SEO (Search Engine Optimization u Optimización para Buscadores), añade el sitio.

“En términos sencillos, el SEO significa adaptar el contenido para ser más fácil de entender y registrar por parte de ‘programas’ que buscan información nueva (…). El código más famoso y más utilizado para hacer SEO es el html. Es relativamente fácil de usar en un sitio web. Al poner links, headers o títulos, texto en negritas, etcétera, estamos haciendo SEO.

“Además, hay muchos otros factores que influyen en tener un buen SEO para rankear en lugares altos, por ejemplo la antigüedad del sitio, los links hacia el sitio, los links internos, el tiempo de carga, la frecuencia de contenido nuevo, etcétera”.

El sitio 100negocios.com también ofrece recomendaciones para generar ingresos en internet y para conseguir las mejores estrategias de posicionamiento en los buscadores más conocidos.

“Los negocios en la web son muy exigentes. Si bien a simple vista parecen no requerir mucho capital, pues se puede ahorrar en los intermediarios y en los canales de distribución, por ejemplo, la verdad es que detrás de un negocio online tiene que haber muchísima planeación, tiempo invertido y trabajo”.
Consuelo Hernández,mercadóloga.

Fuente: Vanguardia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: