La agonia de las enciclopedias

Los jornaleros de la venta puerta a puerta de enciclopedias han aparcado el traje y la corbata. Como sostenía Luis Ignacio Parada, en uno de sus deliciosos trampantojos publicados en ABC, la «cosechadora acabó con el gañán; el automóvil con el viajante de comercio; la comida preparada con las cocineras, las hojas de cálculo con los contables, los procesadores de textos con los chupatintas, el diseño informático con los delineantes, la leche maternizada con las amas de cría, los fascículos con los vendedores de Enciclopedias…» y ¿la crisis económica… acabará con la Enciclopedia?

Larousse

Hoy, la crisis se ha convertido en un arma letal y de doble filo para las Enciclopedias en papel. Según los últimos datos de la Federación de Gremios de Editores de España, los Diccionarios y Enciclopedias, con 86,99 millones de euros, es la materia que más pierde con respecto a 2009, con una variación interanual negativa del 24,7%. En los últimos 5 años su facturación ha disminuido un 46,3%. Tras la decisión de la histórica Britannica de abandonar el papel y abrazar Internet, ¿de qué modo afectará la crisis económica a la facturación a las Enciclopedias que se editan en España?

Aunque no hay datos precisos de facturación -debido a que las diversas enciclopedias Larousse se han comercializado durante años mediante empresas externas a la propia editorial-, las ventas han ido descendiendo de manera paulatina, antes incluso de la crisis. «Me temo que la crisis ha asestado un golpe casi letal a este tipo de publicaciones», señala a ABC Enrique Vicién, del departamento de marketing de Larousse.

¿El papel seguirá siendo el gran aliado? «La web y el papel no son en absoluto incompatibles -explica Vicién-. Cada uno tiene sus especificidades de uso y consulta. En Larousse, desde hace más de una década, hemos desarrollado contenidos para la web, que se presentan a través de la página http://www.diciconarios.com. Es una página con una doble modalidad de explotación y acceso (free -libre- y premium), en la que los usuarios de la parte free pueden acceder a 3 diccionarios (lengua española, un bilingüe español-inglés y un bilingüe español-francés) y en la que los usuarios que pagan una cuota tienen a sus disposición más de 40 diccionarios de todo tipo (bilingües en todas las lenguas españolas además de diccionarios especializados: sinónimos y antónimos, ideológico, enciclopédico, médico, visual…) así como a utilidades complementarias (foro de consulta, agenda, procesador de textos)».

En el aspecto estrictamente enciclopédico, Larousse está trabajando para su obra emblemática, el Pequeño Larousse (que acaba de celebrar el centenario de su aparición en español) tenga en pocos meses un complemento online, que se actualizará de manera permanente y que ofrecerá recursos imposibles en papel (imágenes animadas, sonidos, pronunciaciones…) «El papel, no obstante, seguirá existiendo porque hay obras que no pueden verse en internet por sus propias características: una encuadernación especial, un presentación en estuche, un formato o unas fotos de gran tamaño… son algunas de las bazas que tiene el papel para “defenderse” del online. En esta línea trabajamos una parte de nuestro catálogo», añade el responsable de Larousse.

Algunas obras emblemáticas del sello Larousse tienen una historia centenaria en España (como el caso del Pequeño Larousse), diversas enciclopedias llegaron vía acuerdos de la matriz francesa con empresas que las comercializaban (desde la década de 1960) y la editorial como tal se estableció en Barcelona a principios de la década de 1990. Desde entonces, la editorial ha ido desarrollando un catálogo que ha diversificado su oferta. Si en un principio fueron las enciclopedias y los bilingües (especialmente los diccionarios de español-francés), luego se incorporaron libros temáticos (cocina, salud, arte…), más tarde empezó a crecer un catálogo infantil centrado en obras de referencia y, en los últimos años han redondeado su oferta con obras de jardinería, ocio, atlas… «Desde hace unos años, tras la fusión con Bibliograf, Larousse también edita obras VOX, un sello líder en diccionarios que también se está abriendo a nuevos públicos (libros infantiles, libros temáticos relacionados con el ocio y la ciencia, guías de conversación para el viajero», concluye Enrique Vicién.

Espasa

La Enciclopedia Espasa ha volcado en internet gran parte de su fondo, actualizándolo cada día, como por ejemplo los 200 años de La Pepa. El Espasa surgió como la más voluminosa enciclopedia de su tiempo en las primeras décadas del siglo XX. Su primera edición se tituló Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana (Diccionario Espasa). Respondiendo a criterios de universalidad, con gran afán abarcador, se han editado 72 volúmenes de unas 1.500 páginas, 10 de apéndices (solo hasta 1936), nueve millones de artículos, 165.000 grabados, 2.800 láminas (imprentas de Leipzig y Berlín proporcionaban las planchas en color), 46.000 biografías y más de tres millones de títulos.

Datos escalofriantes para una gran obra impulsada por un gran editor autodidacta, José Espasa Anguera, y que fue continuada por sus hijos. Inalterable durante un siglo, se alude a las fotografías, que permiten conocer edificios, monumentos y conjuntos urbanos actualmente desaparecidos. Algo parecido ocurre con los planos de ciudades, que permiten saber de lugares ahora muy cambiados. Pero el valor mayor que tiene hoy día la enciclopedia Espasa radica en la inclusión de biografías de numerosísimos personajes españoles, muchos de segunda o tercera fila, lo que la convierte en el repertorio biográfico más extenso en lengua española.

Las enciclopedias españolas «modernas» habían surgido en la segunda mitad del siglo XIX, a través de obras extensas y de calidad variable. Entre las primeras muestras se encuentran el Manual enciclopédico o repertorio universal de noticias interesantes, curiosas e instructivas… (Madrid, 1842), la Enciclopedia Moderna… (Madrid, 1851-1855), donde participaron como redactores importantes escritores españoles de la época, el Diccionario universal de la lengua castellana, ciencias y artes (Madrid, 1875-1881) y, sobre todo, el Diccionario Enciclopédico Hispanoamericano de literatura, ciencias y arte (Barcelona, Montaner y Simón, 1887-1898), auténtica primera enciclopedia española «moderna».

Contemporánea al Espasa es la Enciclopedia ilustrada Seguí: Diccionario Universal con todas las voces y locuciones usadas en España y en la América Latina (Barcelona, Seguí, 1910) , en 14 volúmenes, pero también muy popular. Otra de las empresas prestigiosas en el campo de las enciclopedias es la editorial Salvat, que comenzó en 1906 con el Diccionario enciclopédico popular ilustrado, en 12 volúmenes. A partir de entonces, Salvat ha editado numerosas enciclopedias generales (también muchas temáticas) entre las que destaca, como más completa y de mayor calidad, el Diccionario enciclopédico Salvat conocido también como Salvat Universal, en 20 volúmenes. Una de las enciclopedias más populares fue la Monitor, de gran difusión por su distribución en fascículos. Las enciclopedias de Salvat incluían numerosísimas entradas, con textos generalmente breves pero que permitían localizar rápidamente datos concretos, a la manera de la Micropaedia de la Britannica 3.

Entre las enciclopedias españolas más modernas asimismo se encuentra la Gran enciclopedia Rialp (conocida abreviadamente como GER), en 24 volúmenes, que contiene, a diferencia de las enciclopedias de Salvat, artículos extensos, firmados y con bibliografía. Teniendo en cuenta sus características, dispone de un extenso índice alfabético para localizar rápidamente datos concretos. Otras muchas editoriales (Labor, Bibliograf, Everest, Sopena) han publicado diversas enciclopedias de distinta amplitud, que se van renovando con nuevas ediciones y se ponen al día.

Finalmente, hay que aludir a dos enciclopedias españolas y modernas de características especiales, la Enciclopedia Hispánica y la Gran Enciclopedia de España. Ambas están «especializadas» en la cultura hispánica y en los temas y personajes que tienen relación con España e Hispanoamérica. La primera, además, presenta un disposición similar a la «Britannica 3» (en cuatro partes: «Macropedia», «Micropedia», «Temapedia» y «Datapedia»).

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: