Los jóvenes vascos a la cola de Europa en lo que a lectura se refiere

El 43% de los jóvenes vascos de 15 años nunca lee por gusto o por diversión, lo que les sitúa a la cola de la OCDE y del conjunto de España.

Habrá que leer si es necesario, pero si es posible mejor no hacerlo. Algo parecido es lo que opinan los jóvenes de Euskadi que nunca leen por diversión y que solo lo hacen en el colegio, obligados por las circunstancias. Y son muchos. El 43,4% de los adolescentes vascos de 15 años asegura que nunca lee por gusto, porcentaje significativamente mayor que la media de los países de la OCDE (37,4%) y del conjunto de España (39,6%). En el lado opuesto se sitúan los que leen más de dos horas al día sin más motivo que el placer de hacerlo, que son el 2,8%, cifra que también nos coloca en los últimos puestos de la tabla de asiduos visitantes de los libros.
Son datos preocupantes que han surgido a la luz en un informe elaborado por el Instituto Vasco de Evaluación e Investigación (ISEI-IVEI). Este organismo ha analizado los resultados de la evaluación PISA de 2009, que estudió el rendimiento global en 65 países de alumnos de 15 años (4º de ESO) en las áreas de Lectura, Ciencias y Matemáticas, aunque se centró fundamentalmente en el área de la comprensión lectora.
El informe PISA, que se hizo público en diciembre de 2010, dejaba en buen lugar a los estudiantes vascos, quienes demostraron que entendían lo que leían. Obtuvieron una media de 494 puntos, por encima de la de España y en línea con la de la OCDE. Eran datos optimistas que permitían a nuestros jóvenes codearse con los de Estados Unidos, Suecia, Alemania o Francia. Lo malo es que muchos, demasiados, solo entienden lo que leen en el colegio porque en casa no se les ocurre abrir un libro por si las páginas dan urticaria. Para ellos, las palabras placer y lectura forman parte de universos diferentes.
El contraste entre los buenos resultados en lectura y el elevado porcentaje de jóvenes que no leen pone de relieve, según el director del ISEI, Francisco Luna, que «la competencia lectora se trabaja bien en los colegios, lo que sitúa a los jóvenes vascos por encima de la media nacional en comprensión». Luna, que reconoce que los técnicos del instituto se han visto sorprendidos por el escaso interés por la lectura demostrado por los adolescentes, recuerda que «en el País Vasco no hemos tenido un plan lector», y se muestra convencido de que «si fuéramos capaces de superar el déficit en el gusto por la lectura» los resultados de los alumnos en las evaluaciones internacionales mejorarían ostensiblemente.
Una sorpresa
De entre los alumnos que sí leen por gusto, la mayoría de ellos (25,9%) lo hacen no más de 30 minutos al día, el 18,4% entre media y una hora diarias y el 9,4% dedican al mundo de los libros entre una y dos horas. El 2,8% que lee más de dos horas debería estar formado, siguiendo una lógica elemental, por los adolescentes más brillantes del sistema educativo. Pero, sorprendentemente, no es así.
Según el estudio del ISEI, «el rendimiento en lectura aumenta a medida que se incrementa el tiempo que el alumnado dice leer por gusto o diversión». Hasta ahora todo normal y evidente, aunque la lógica deja de serlo cuando se supera el umbral de dos horas diarias de lectura. El alumnado que dedica ese tiempo al día «no mejora en esa misma proporción sus resultados; en general, se asemeja a los del grupo que lee entre 30 y 60 minutos al día». La deducción del instituto es clara: «la importancia estriba no tanto en la cantidad de tiempo, sino en el hecho de que dediquen algo de tiempo diario a leer por gusto o diversión».
«La clave está en el hábito, en leer todos los días algo», insiste Francisco Luna. El director del ISEI afirma que lo que sucede con los grandes lectores recuerda a los estudiantes que realizan actividades extraescolares. «Llega un momento en el que el número de horas de clase que reciben ya no influye en ellos». «Con la lectura, -añade- los de más de dos horas llegan incluso a tener una puntuación algo menor que los de abajo. Es algo que ocurre así y todavía desconocemos el motivo».
Leer algo todos los días es una buena idea, pero es mucho mejor si la lectura es variada. «De cara a los resultados lo importante no es leer un tipo concreto de material, sino variedad de materiales», sostiene el ISEI. El organismo ha analizado la diversidad de materiales leídos por gusto y lo que ha visto no es para brindar con cava aunque tampoco para organizar un funeral. En el País Vasco el valor de este índice es significativamente más bajo que el de la media de la OCDE. Solo se salvan los libros de no ficción, apartado en el que, no se sabe por qué, los adolescentes de Euskadi superan al resto de los europeos. «En relación con la media de España, el porcentaje de jóvenes vascos que leen varias veces al mes o varias veces a la semana revistas, libros de no ficción y periódicos es significativamente más alto», afirma el ISEI.
Lectura digital
Por fortuna, las actividades de lectura digital no tienen una relación estable con los resultados de comprensión lectora. Para nuestros quinceañeros esto es una suerte ya que su media en este ámbito es «significativamente más baja que la de la OCDE y la española». La evaluación PISA 2009 investigó el empleo de textos en formato digital, lo que dejó fuera la utilización del ordenador para usos lúdicos. El informe puso de relieve que en el País Vasco un 78,9% del alumnado de 15 años chatea varias veces al día o a la semana, porcentaje que les sitúa cinco puntos por encima de la media de la OCDE.
Todo sería perfecto si no fuera porque parece que el chat acapara gran parte del esfuerzo de los adolescentes vascos. En el resto de actividades de lectura digital se sitúan muy por debajo de los países de la OCDE y del resto de las comunidades autónomas. En Euskadi, el 53,4% de los jóvenes de 15 años lee correos electrónicos varias veces al día o a la semana, el 43% realiza búsquedas de información a través de este medio, el 38,3% usa diccionarios, alrededor del 30,4% lee noticias por internet, el 25,7% realiza búsquedas de información práctica y el 14,3% participa en debates o foros. Son porcentajes que están lejos, por ejemplo, del 54,3% de búsquedas de información en el conjunto de España y del 51,3% en la OCDE.
Los chicos son quienes más utilizan estrategias de elaboración y lectura digital. Por el contrario, las chicas muestran mucho más interés y gusto por la lectura, actitud que se refleja de modo contundente en la diferencia de puntuación en competencia lectora. Ellas superan a los chicos por 39 puntos en los países de la OCDE y por 35 en Euskadi, lo que equivale a un año de escolarización.
Los resultados de la evaluación PISA sugieren que «las diferencias entre chicos y chicas se deben a que ambos abordan la lectura de manera diferente y a que el compromiso hacia la lectura es mayor en el caso de las chicas». La consecuencia es clara y se repite en todos los informes PISA que se han realizado desde el año 2000: «las alumnas obtienen mejor rendimiento en competencia lectora que los alumnos».

Fuente: El correo.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: