Por tercer año consecutivo cae la venta de libros en España

El espejismo de que el libro estaba capeando la crisis hace tiempo que se desvaneció. Las ventas ya flojearon en el 2009. En el 2010, según el informe presentado ayer por los editores, sufrieron un pinchazo del 7%, un dato “preocupante, aunque no un desastre”, en opinión del presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Antoni Comas. Y lo que es más inquietante, en el primer semestre del año se está reproduciendo una caída de las mismas dimensiones y hay indicios de que, además del parón general del consumo, se trata, en palabras de Comas, de “un hecho estructural”.

En el 2010, según el informe anual del gremio, los editores españoles publicaron más títulos (79.839, un 4,8% más que en el 2009), pero editaron menos ejemplares de cada uno de ellos (en total imprimieron 302 millones, un 8% menos) y abarataron los precios (50 céntimos menos de media). Así que aunque el número de libros que vendieron bajó un 3,4%, ingresaron un 7% menos.

El descenso de ventas se explica en gran parte por el parón general del consumo (una muestra evidente de ello es que la pérdida de ventas ha sido mayor en los hipermercados, con un 8,9%, que en las librerías), por las políticas de ahorro en libros de texto (este subsector bajó un 3,2%) y por los recortes de gasto público (las compras para bibliotecas se redujeron un 43%). Una de las causas en las que mayor hincapie hacen los editores se encuentra las comunidades, como Aragón, que practican una política de gratuidad en los colegios “profundamente injusta”, porque tratan a todos igual, independientemente del nivel de ingresos.

Pero otros indicadores pueden señalar que la competencia de internet y otras formas de ocio están desplazando a la lectura, o al menos a la compra de libros. Algunas de las caídas más llamativas son las de los libros prácticos, afectados por la competencia online (un 22% menos en un solo año), los diccionarios y enciclopedias (menos 24%), el libro de venta en kiosco (menos 23 %) y en general la literatura (menos 9,8%).

Según Comas, la disponibilidad de libros pirateados y las políticas escolares que desincentivan la compra de libros (préstamo, intercambio o uso extensivo de internet) están haciendo que los compradores se retraigan no solo por falta de recursos sino porque “empiezan a valorar menos el libro”.

ESPEJISMO ELECTRÓNICO Mientras algunos formatos entran en decadencia, la compra de libros electrónicos (la lectura de textos libres de derechos o pirateados es otra cosa) siguió siendo testimonial en el 2010. Una facturación de solo 70,5 millones de euros (eso sí, un 37% más que en el 2009) pero que se debe mayoritariamente a contenidos jurídicos, científicos o escolares.

Fuente: El periodico de Aragon

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: