La Editorial Molino rescata «Mujercitas»

Páginas para el recuerdoLa editorial Molino se ha empeñado en rescatar, dentro de su colección «Inolvidables» clásicos de la literatura infantil y juvenil caracterizados por ser precisamente eso, inolvidables para muchos de los lectores, como su propio nombre indica. Hasta ahora, el trabajo se había centrado en recuperar prácticamente toda la obra de Enid Blyton, con sus series de «Los cinco», «Torres de Malory» y «Santa Clara», libros repletos de pastel de jenjibre, aventuras y compañerismo.

Pero los dos últimos títulos apuntan en una nueva y fantástica dirección. Nada más y nada menos que «20.000 leguas de viaje submarino», la extraordinaria novela de Julio Verne, publicada en octubre, y ahora «Mujercitas» (junto con su primera secuela, «Aquellas mujercitas»), de Louisa May Alcott. Una novela con la que el paso del tiempo quizá haya sido algo cruel, pero que en el momento de su publicación, 1868, presentaba algunos rasgos, sobre todo en el personaje de Jo, bastante rompedores y cercanos al feminismo, al que la propia Louisa May Alcott no era para nada ajena.

Jo (June Allyson en la inolvidable película de Mervin LeRoy) se corta el pelo, su tesoro más preciado, para pagarle el viaje a su madre para que pueda visitar a su esposo herido en le Guerra de Secesión; Jo es contestona; Jo no se casa con el amigo Laurie, el preferido de la familia; Jo quiere ser escritora.

Como recuerda Cristina Fernández Cubas en el prólogo: «Hace algunos años, en cierta mesa redonda nos preguntaron por nuestras lecturas de infancia. Citamos a Verne, a Stevenson, a Salgari… y yo, sin sospechar a lo que me exponía, incluí el nombre de Louisa May Alcott. No sé de otra lectura que, como “Mujercitas”, haya producido tantas identificaciones, preferencias y tomas de partido. En las familias con varias hermanas sobre todo, y con una clara ventaja a favor de Jo. Todas quisimos ser Jo. O, por lo menos, la admirábamos. Y Jo —aquí está el dato que ahora me interesa— había decidido ser escritora. Jo March (no le gustaba que la llamasen Josephine) fue sin lugar a dudas, la primera autora de mi vida, la primera “novelista de papel” o, si se quiere, el primer personaje “escritora” del que conservo vivo el recuerdo».

El recuerdo de aquellos tiempos anteriores al imperio de la imagen, cuando la imaginación y los libros nos hacían volar.

Anuncios

Una respuesta

  1. Yo ya lo tengo y es una edición preciosa, ya era hora que alguien se acordara de hacer algo tan bonito y de adultos como este libro. Enhorabuena a la editorial Molino. Espero que también saquen con el mismo formato Hombrecitos y Los muchachos de Jo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: