Para saber de libros sin leerlos

Hay quien desea saberlo todo sobre literatura, pero nunca tiene tiempo -o ganas- para leer de principio a fin a los grandes escritores de la historia. Para abrir boca, o para presumir de amante de libros, hay atajos y guías. ’99 libros para ser más culto’ sigue la estela de los manuales que permiten saber de libros sin leerlos, del tipo ‘Cómo hablar de los libros que no se han leído’ (Anagrama, 2008).

¿Bastaría con 99 libros para ‘saber’ todo lo que se necesita de la gran literatura? Sí y no. “No se trata de un libro de pretensiones enciclopédicas ni de un manual universitario. 99 es una cifra suficiente para la presencia de las principales obras maestras y todos los autores de la literatura universal”, explica Juan Ignacio Alonso, licenciado en Historia y editor del sello Grand Guignol Ediciones, de su propiedad, coautor de la obra junto a Fran Zabaleta, licenciado en Geografía e Historia y novelista.

De ‘Mahabrarata’ y ‘Ramayana’, de Viasa y Valmiki, escritos hace más de 2.000 años, a ‘Cien años de soledad’ (Gabriel García Márquez), pasando por ‘El viejo y el mar’ (Ernest Hemmingway) o ‘El gran Gatsby’ (Francis Scott Fitzgerald) , el libro plantea las claves de cada obra y también del autor. “Te ofrece una visión global para comprender esta obra”, indica Alonso.

Entre las curiosidades del libro, a este autor le gusta particularmente una de las anécdotas sobre Franz Kafka. Pocos meses antes de morir, el austriaco se encontró por la calle a una niña que lloraba porque había perdido su muñeca. El escritor trató de consolarla diciéndole que no se preocupara, que su muñeca se había ido de viaje y que había hablado con ella. Mintió piadosamente a la niña, y le dijo que la muñeca le había prometido escribirle cartas contándole sus aventuras. Durante las semanas siguientes, la pequeña, como Kafka había asegurado, recibió las cartas de la muñeca, escritas por él. Hasta que falleció en 1924.

Algunas de sus obras predilectas, dice, no pudieron incluirse en la lista de los 99 libros, como autores de la generación ‘beat’ de escritores estadounidenses, como Jack Kerouac o William S. Burroughs.

Más allá de gustos, Alonso recomienda que “lo mejor para entender una obra es no tratar de entender, es dejarse llevar”. El autor lo explica con relación al ‘Ulises’ de Jayme Joyce: “El lector debe someterse al ritmo, la musicalidad y la frase que se imprimen en esta brillante obra”. Eso sí, señal: “Si alguien no siente placer al leer, que no desperdicie su tiempo”.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: