La Plaza de Aragón retrocede al pasado (feria del libro viejo y antiguo)

La Plaza de Aragón ha retrocedido unas décadas, a veces incluso siglos. Pero no ha cambiado su infraestructura, sino que se trata de un atractivo que permanecerá abierto hasta el 10 de abril. Aurora Egido, catedrática de Literatura Española de la Universidad de Zaragoza, fue la encargada de inaugurar ayer la VII edición de la Feria del Libro viejo y antiguo, una cita que incita a pasear, buscar y bucear entre miles de libros viejos, antiguos, descatalogados, postales, grabados, álbumes de cromos y todo lo relacionado con el coleccionismo de papel.

Junto a ella, Ramón Miranda, director general de Cultura del Gobierno de Aragón; Jerónimo Blasco, consejero de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza; y Pablo Parra, presidente de la Asociación de Libreros de Viejo y Antiguo de Aragón (Alvada); participantes del encuentro, además amantes de libros de segunda mano. En esta ocasión participan 13 librerías –Laia, Al-Tossal, Libros del rescate, Salambó, Libros con Historia, Epopeya, Recuerdos, García Prieto, Asilo, Maestro Gonzalvo, Ruzafa, Luces de Bohemia y Prólogo– y según Pablo Parra, el objetivo es “dar a conocer libros de segunda mano, ediciones raras” aunque también “traemos bastante fondo de libro aragonés y, también de todas las temáticas” por un precio “muy diverso”, desde dos euros a otros muy alto.

Parra asegura que su trabajo es la “recuperación del patrimonio, puesto que somos el eslabón que hace que el libro no desaparezca”, por eso, en muchas de las librerías hay incunables y verdaderas joyas.

 

EL PREGÓN Aurora Egido, en un discurso en el que apeló a la unión entre la literatura y los medios tecnológicos; a las pinturas en las que aparecen textos o personajes leyendo, indicó que en la feria “todo cabe”, desde un post- incunable de Jorge Coci a un autógrafo de Alberti o un cómic de Batman. Y es que “en las casetas todo tiene un valor, y no solo el que marca el librero, sino al que le da el que lo adquiere, el que sabe lo que busca y lo reconoce cuando lo encuentra”.

Javier Cinca, de Librería del Rescate, es la primera vez que participa, ya que abrió su librería hace unos tres meses. Su lema, “aportar un toque novedoso, uniendo lo anticuario con la vanguardia”; y en su estand se puede encontrar desde libros más o menos actuales a discos de Carbonell o la primera edición de la novela Paradiso, de Lezama Lima, que perteneció a Labordeta.

En los estands también se pueden encontrar textos en latín, librillos sobre Chascarrillos aromáticos –por 40 céntimos de los de antes–, libros de cocina, coleccionables, tebeos de Mortadelo, carteles publicitarios y otros más actuales como La catedral del mar o una Biografía íntima de Liz Taylor.

Fuente: El periodico de Aragon

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: