‘Cloud reading’, leer en las nubes

La nueva editorial Amphibia permite tener los libros en remoto y sin descargas.

Todos sabemos que los ebooks son intangibles.Pero no tantos saben que pueden ser etéreos y permanecer en las nubes, sin que medie el esoterismo, sino con las nuevas tecnologías. El cloud reading (literalmente, lectura en la nube) es un nuevo sistema para leer libros online, sin necesidad de descargarlos y desde cualquier parte del mundo porque en lugar de estar en un dispositivo físico está en remoto (en esa supuesta nube de internet a la que se puede acceder desde cualquier terminal).

Esa es la gran ventaja respecto a la descarga de libros: aunque te  olvides de meter tu lector en la maleta, hasta en China puedes seguir leyendo el ebook del best-seller por el que has pagado.”Sería injusto obligar a descargar para tener algo físico, un archivo, cuando los libros electrónicos no son físicos”, asegura Walid Hakiri, pionero junto a la editora Natalia Padilla en acercar el sistema cloud reading al público español con su proyecto Amphibia Editorial.

Integristas del digital

Fundada hace cuatro meses, Amphibia es una plataforma online de venta y alquiler de libros, de momento, sólo en castellano. Y sólo en digital, porque este formato es “el futuro, y en el papel es difícil hacerse un hueco porque el formato tradicional ya tiene a sus gigantes”, explican.

Si el usuario quiere leer un libro en la nube, paga la mitad de su precio y tiene acceso a él durante cuatro meses. Además, al tener su biblioteca personal en la nube, y no dentro de un dispositivo lector en particular, se puede acceder a ese conjunto de libros desde cualquier punto del planeta. Si durante esos cuatro meses se da cuenta de que el libro es tan bueno que será uno de sus títulos de cabecera, puede descargárselo pagando la otra mitad del precio.

Parece un trato justo, oasis en un “mercado editorial que está siendo injusto con los lectores y los autores”, dice Hakiri, y lo argumenta: “Con el sistema tradicional, cuando el libro llega a los lectores es caro, y el autor no puede vivir de sus libros con lo que percibe”.

Así que Amphibia se esmera por conseguir que los unos se tomen un té con pastas con los otros: incluye una proto red social, donde todos los autores y lectores pueden hacer sus perfiles, y un servicio de mensajería instantánea entre ellos.

¿Y a quién publican? Pues a todo aquel que escriba y que siga la línea editorial del proyecto, que abarca desde foto-poesía hasta narrativa gráfica y ensayo académico. Padilla es la lectora, y la que elige a los autores, que recibirán el 30 por ciento de cada una de sus ventas -el resto es para el sello editorial-. “Nos guiamos por la transparencia: los autores pueden ver online sus ventas y sus royalties actualizados cada día”, apunta el equipo de Amphibia.

Sin candado antipiratas

Hakiri, de origen tunecino pero residente en España desde hace años, trabaja en el control del sistema informático de una entidad financiera. Lo suyo es la protección digital, pero los libros de Amphibia no tendrán el candado digital DRM porque “no vamos a tomar por ladrones a nuestros clientes, y no nos dirigimos a los piratas”, dice.

En todo caso, todo apunta a que, en cuanto “la nube” que alberga contenidos culturales en digital se convierta en un auténtico nubarrón, la piratería será residual: cada usuario tendrá su contraseña personal para acceder a los productos por los que ha pagado, y se cuidará muy mucho de compartirla.

LAS CIFRAS

50%

del precio de un libro es lo que paga el cliente de Amphibia que sólo quiere leerlo ‘online’, sin descargarlo. Lo disfruta durante cuatro meses, y si luego le gusta y quiere comprarlo, paga la otra mitad.

10.000

euros fue la inversión inicial que hicieron Hakiri y Padilla para montar la editorial Amphibia, que sólo opera ‘online’ y con libros digitales, porque “es el futuro”, dicen estos pioneros.

LAS TABLETAS DE SALVACIÓN DE ‘EBOOKS’

Son como los bebés: los ebooks ya empiezan a hablar y moverse gracias a propuestas cada vez más multidisciplinares, como los vooks, aplicaciones de software que mezclan vídeos y texto, y son compatibles con iPad, iPhone, iPod touchyKindle. Los bestsellers del momento hablan de taekwondo para niños, cócteles y pilates. De momento sólo están en EE UU, pero es cuestión de tiempo que los vooks aprendan español.

Propuestas como estos nuevos libros electrónicos para tabletas, mucho más evolucionados que los meros Pdf que son ahora mismo los ebooks, podrían serla salvación de un mercado que necesita un revulsivo -o incentivo- para acabar de popularizarse.

Fuente: ADN

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: