“Catorce veces ochomil”… Cuesta mas escribir que subir montañas

Pasaban presenta “Catorce veces ocho mil”, donde se descubre a la persona que hay tras la alpinista.

Del Shisha Pangma (8.027 metros) al Everest (8.848 metros). Del Everest (23 de mayo de 2001) al Shisha Pangma (17 de mayo de 2010). Del ochomil más bajo al más enorme de todos. De la primera gran montaña que coronó Edurne Pasaban a la última. Todo ello y todo lo que le ha ocurrido a la tolosarra en estos años: la pérdida de amigos, las depresiones, los miedos, la fortaleza, las satisfacciones… se recoge en Catorce veces ocho mil (Editorial Planeta), el libro que Pasaban presentó ayer en Donostia. Un recorrido por diez años en las más altas cumbres y en el interior de la “Edurne persona”.

“El hilo conductor es la montaña pero detrás de la Edurne alpinista hay una persona y eso es lo que he tratado de contar en este libro”, aseguró la guipuzcoana ayer. Y es que la primera mujer en coronar las catorce cimas más altas del planeta se ha desnudado a lo largo de 334 páginas: “El otro día al leer el libro me preguntaba: ¿Pero esto también lo he contado?“, comentó la montañera, que ha servido sus experiencias y pensamientos a Josep María Pinto, quien los ha redactado en Catorce veces ochomil. Ha sido una retrospectiva no siempre dulce, ya que no todos los capítulos de su vida han sido fáciles, como el que le sucedió en 2006, cuando permaneció cuatro semanas en un centro psiquiátrico, donde sufrió un intento de suicidio tras una ruptura sentimental. “Este libro me ha costado más que cualquier ochomil porque ha sido una mirada atrás y porque ha sido recordar cosas duras. Pero así he ido cuadrando cosas que antes no podía. Ahora soy más madura y estoy más a gusto conmigo misma”, confesó Pasaban.

A pesar de todos esos momentos en los que la luz se ve lejos, de dudas muy serias sobre seguir dando su vida a la montaña, Edurne reflexiona ahora y tiene claro que “todo ha merecido la pena”.

“Los catorce ochomiles me han ayudado en mi vida personal muchísimo, en cuanto a autoestima, tranquilidad, poder responder a muchas preguntas…”, admite la tolosarra. Además, el reto de conquistar las cumbres más altas del planeta la ha colocado en el foco mediático y su pugna con Miss Oh, más aún. “La coreana está en mi vida cada día. Vamos en el mismo paquete. A todos los sitios a los que voy, por ejemplo, en la recepción de cualquier hotel, siempre me preguntan por ella”, explicó la guipuzcoana, que reconoce que la carrera por ser la primera mujer en terminar los catorce ochomiles “enturbió” su reto.

Pasaban espera que esta biografía sirva para dar paso a “una etapa más tranquila”, en la que quiere “repartir sus energías entre la montaña y formar una familia”. Aunque también es consciente de que cuando se implica en un proyecto lo hace al cien por cien. “Me estoy dando cuenta ahora que con el Everest me implico y pienso en ello 24 horas al día”.

Fuente: Deia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: