Coben se plantea tras diez libros “jubilar” a su protagonista Myron Bolitar

El escritor estadounidense Harlan Coben, ganador del último Premio Internacional de Novela Negra RBA por “Alta tensión”, anunció hoy que está pensando en “jubilar” a su protagonista, Myron Bolitar, un investigador alejado del cliché del género que podría saltar al cine de la mano de un productor español.

Coben recibió a Efe en su apartamento del Upper West Side neoyorquino para hablar de su novela, con la que ganó en septiembre pasado la cuarta edición del premio mejor dotado del mundo en su género (125.000 euros), y que se publica ahora.

La historia de “Alta tensión”, que reflexiona sobre los límites de la sinceridad y el perdón, se inicia cuando una antigua estrella del tenis femenino acude desesperada a Bolitar para que le ayude a dar con el paradero del padre del hijo que está esperando, después de que en su muro de Facebook alguien colgara el mensaje “No es tuyo”.

Facebook, Google, Skype, una Blackberry con GPS, son algunos de los ejemplos de la tecnología actual que Coben traslada a sus novelas: “Escribo sobre la actualidad y aunque no tengo un gran conocimiento de la tecnología, si no estuviera en el libro no sería realista”.

Sobre la jubilación de Myron, Coben no puede ser más explícito: “‘Alta tensión’ -la décima entrega- puede ser el último Bolitar, porque no quiero escribir una saga como las de Sherlock Holmes o Poirot, con un personaje que no envejece ni cambia”, y recuerda que en el inicio de la serie “Myron tenía 27 años, acababa de sufrir la lesión y ahora tiene 40 años y su vida no ha ido según lo previsto”.

Dado que Coben no quiere que simplemente resuelva casos, sino que su protagonista se involucre de manera personal, el autor reflexiona: “¿cuántas cosas personales puede sufrir un hombre antes de que deje de ser realista?”, y ese pensamiento es el que ha hecho que desde al año 2000 solo haya escrito tres entregas.

Celoso de su intimidad y algo parco en palabras, Coben admite que el final del tercer capítulo es un repertorio de “algunas cosas favoritas del autor”, como los Beatles, Los Soprano, Philip Roth o los conciertos de Springsteen.

Comparte bastantes elementos con Bolitar, al que define como “el cumplimiento” de sus “deseos personales”: su personaje juega mejor al baloncesto, es más fuerte, más rápido, más inteligente, pero en cambio Coben baila mejor y es más sabio con las mujeres.

Frente a esto, Coben, cuyos padres murieron jóvenes, envidia la relación que tiene su protagonista con sus padres. “Todas esas coincidencias y diferencias -señala- generan una tensión sentimental que nos ha favorecido mucho a lo largo de los años”.

Si Bolitar no responde al carácter típico del protagonista del género, se acercarían más sus dos fieles ayudantes, Windsor Horne Lockwwod III ‘Win’, multimillonario, dandi, un arma letal andante y un psicópata, y su socia en la agencia deportiva, Esperanza Díaz.

Mientras que Win ve el mundo en blanco y negro, Myron -y también su autor- prefiere contemplarlo en su escala de grises: “No escribo libros sobre asesinos en serie que matan sin ningún motivo”, dice.

Coben subraya que el puesto vacante que deje Myron podría ser ocupado por Win, pues “al final de este libro está en una situación como para poder asumir ese protagonismo”.

El método de trabajo de Coben no puede ser más autoexigente, pues escribe como si estuviera “a punta de cuchillo” y los lectores fueran a matarlo porque comenzaran a aburrirse. “Examino cada página, cada párrafo y me interrogo si fluye la narrativa y si no, la cambio”, explica.

Los cambios inesperados son otra “marca de la casa” de este escritor, que ha vendido más de 47 millones de ejemplares de sus obras: “Me gusta engañar al lector, que se quede pasmado al final y piense que acabara de una manera, luego crea que de otra y al final de una tercera”.

Sus influencias son también variadas y no son solo literarias: “Hitchcock, los cuadros de Edward Hopper, Woody Allen o la música de Bruce Springsteen”, indica.

En Francia, donde tienen un gran éxito sus novelas, se produjo la única película inspirada en Bolitar, que ahora podría tener un remake en EEUU y una serie, y anuncia: “pronto uno de los libros podría convertirse en película con un productor español”.

Atribuye el éxito de sus novelas, publicadas en más de cien países, a que escribe sobre gente normal, “sobre el sueño americano, que es el sueño global: buscar alguien especial, vivir tranquilo, criar a una familia”.

Consciente de que la novela negra atraviesa “una época dorada”, Coben la concibe como “un formato en el que caben otros géneros, incluida la novela social, que abraza todo tipo de historias, de amistad, familia, sexo, obesidad, con autores tan dispares como Lehane, Pelecanos, Ian Rankin o Larsson”.

El escritor norteamericano no piensa en sus lectores cuando escribe: “Solo quiero que todos los libros sean mejores que el anterior, como intentar alcanzar el nirvana, pero siempre te quedas corto y eso hace que escriba otra vez para alcanzar ese nivel”.

En esa tesitura sigue Coben, que, como en anteriores ocasiones, volverá a recibir una carta de uno de sus más fervientes lectores, el ex presidente Bill Clinton.

Fuente: Yahoo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: