¿Las obras adaptadas al cine pierden calidad?

Cada vez es mayor la literatura que se adapta al cine. Quizás sea porque los productores no se quieren arriesgar tanto con un guión desconocido y apuestan por obras que han tenido éxito en las librerías o quizás sea por la pasión que levantan ciertos libros lo que les motive a llevar sus historias al cine. También se observa que muchas novelas llevan como signo distintivo el sello de “adaptado cinematográficamente“, sin embargo ¿es esto una nueva marca de calidad? ¿Es el nacimiento de un género híbrido de novela?

La adaptación de una novela al cine puede llegar a ser sinónimo de dramatismo. Es un hecho: los personajes que viven en nuestra imaginación finalmente se desvanecen cuando es adaptado al cine. Tendemos a imaginarnos ya a ese personaje tal y como se muestra en la pantalla. Pasamos a imaginarnos a los actores que han encarnado esos papeles como, por ejemplo, Keira Knightley en el papel de Elizabeth Benneth o Rhett Butler caracterizado por Clark Gable.

Por otra parte, junto con la película, suele acompañarse la reimpresión del libro pero con una portada nueva ambientada en la adaptación cinematográfica. Pero ¿la película influye en las ventas del libro? Realmente, la etiqueta de “adaptado cinematográficamentepuede considerarse como un beneficio, pero también nos alude a pensar que estará lleno de acción, drama y no demasiadas descripciones. Puede ser el caso de “True grift” escrita por Charles Portis en 1968 y considerada una “novela de culto” desde que ha sido adaptada por los hermanos Coen e interpretada por Matt Damon.

El resultado de todo ello podría ser una generación de escenarios de ficción, sin fondo detrás y cuya única esperanza es convertirse en película. Sin embargo, las adaptaciones cinematográficas también tienen su lado positivo, porque nos descubren o nos animan a leer libros que no hubiéramos conocido si no hubiera sido por las películas. Por ejemplo, la novela “La pregunta de sus ojos” de Eduardo Sacheri que, si no fuera por la adaptación cinematográfica titulada “El secreto de sus ojos” que ganó el Oscar a mejor película extranjera en 2010, no sería tan conocida.

Esto es sólo un ejemplo de las interrelaciones que podemos encontrar entre el cine y la literatura pues muchas veces se crea un puente invisible a través del cual podemos ver nuestros personajes favoritos en la gran pantalla o, en el caso contrario, a través de las páginas de un libro.

¿Tú que piensas? ¿Crees que pierden calidad?

Fuente: Leer gratis

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: