Ángela Vallvey se adentra en el lado oscuro de las mafias rusas

Más de 70.000 mujeres son esclavizadas sexualmente en Europa. Partiendo de esta premisa, la escritora Ángela Vallvey construye una novela “desgarradora” y profunda sobre el destino y la vida de Polina, una adolescente nacida en Moldavia, que cae en las redes mafiosas de trata de blancas. Con el ‘El hombre del corazón negro’, Vallvey cambia de registro y asegura que ha surgido una nueva escritora.

“Ahora me gustaría escribir novelas sobre cosas que importan de verdad. Creo que he perdido el tiempo en la literatura” reconoce esta autora, premio Nadal 2002 por su obra ‘Los estados carenciales y finalista del Premio Planeta por ‘Muerte entre poetas’.

Vallvey asegura que su primera intención fue escribir una novela de humor negro al estilo de ‘Los Soprano’, pero protagonizada por mafiosos del Este de Europa. No obstante, a medida que iba leyendo libros de historia, profundizando en la prensa y conociendo más de cerca el lado oscuro de estas organizaciones, comprendió que la trama “no tenía ninguna gracia”.

“Las mafias italoamericanas están desapareciendo, ahora las redes criminales más activas proceden del Este”, explica este escritora y subraya que en Rusia, la raíz del crimen es “devastadora” con “códigos” difíciles de comprender por nuestro sistema ético y moral.

La historia comienza con la desaparición de los cinco gatos de la viuda Hergueta en un barrio residencial de la periferia de Madrid. Los vecinos rusos resultan los primeros sospechosos, ya que su actitud es huraña y misteriosa. Gracias a sus contactos, las quejas de la viuda encuentran finalmente eco en Sigrid Azadoras, una agente experta en artes marciales, a la que la insignificante desaparición de los gatos la llevará a adentrarse en el complicado entramado de las mafias del Este.

DE BURDEL EN BURDEL

Pero Polina es el eje sobre el que gira ‘El hombre del corazón negro’ (Destino). Ella se prostituye de burdel en burdel desde que a los quince años leyó un anuncio en un periódico de Moldavia, su país natal, solicitando una niñera en Estambul (Turquía).

En este sentido, Angela Vallvey explica que aunque la prostitución no es de los negocios “más rentables”, sí es de los “más básicos” y sigue siendo un buen negocio en pleno siglo XXI.

En esta misma línea, advierte del rumbo que está tomando nuestra sociedad “globalizada” hacia la “esclavitud” y “explotación” de buena parte de la población mundial. “El siglo XXI es el siglo de la explotación y yo no le echo la culpa al capitalismo”, alega la autora.

“El problema es que tenemos un mundo que vive a distintas velocidades y la globalización junta el bienestar de Occidente con la miseria y la esclavitud del Este”, señala esta escritora, quien asegura que tras escribir esta novela su mirada y su forma de ver el mundo.

“Hemos vivido en un limbo de confort y de bienestar cuando hay gente que se juega la vida para poder sobrevivir y pagar sus deudas con estas mafias”, explica Vallvey.

En esta misma línea, reconoce que ha sufrido mucho con esta novela, cuya parte más difícil ha sido “meterse en la cabeza de esta gente”. “No es que quiera mandar mensajes al mundo, pero ahora me gustaría escribir novelas sobre las cosas que importan de verdad”, señala.

Fuente: Yahoo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: