Katherine Pancol: «La literatura me ha salvado»

La superventas francesa continúa su trilogía en «El vals lento de las tortugas»

Katherine Pancol forma parte de una generación de escritoras francesas –Gavalda, Fred Vargas, Yazmina Reza…– que anda a la zaga en popularidad con la literatura nórdica. Profesora, periodista y, actualmente, escritora, ha publicado más de una decena de libros. Tras el éxito de «Los ojos amarillos de los cocodrilos», del que ha vendido más de un millón de ejemplares en Francia, saca en España el segundo libro de su trilogía, «El vals lento de las tortugas». Ante su inmensa sonrisa le preguntamos:

-¿Dónde está el secreto?
-Creo que en el personaje. Josephine es una antiheroína, pero acaba convirtiéndose en una heroína honesta, trabajadora, luchadora, humilde… En la vida hay muchas de este tipo que luchan día a día y vencen grandes dificultades.

-Los tres títulos de su trilogía llevan nombre de animales: cocodrilos, tortugas y ardillas. ¿Simbolizan algo para usted?
-Comenzó por Antoine, el marido que se fue a África en busca de fortuna. El cocodrilo representa al hombre vencido que quiere ganar dinero, ser un superhombre, y acaba mal. Es el depredador que llevamos dentro y que fracasa. El amarillo es el oro. Los demás se irán desvelando.

-Sus personajes se crecen ante las dificultades de la vida, ¿Cómo son? ¿Qué tratan de transmitir?
-Con la felicidad no crecemos. Crecemos en las dificultades. Con los problemas aprendemos a vencer el miedo, a enfrentarnos a la vida.

-Josephine recuerda al «patito feo»: lucha, se transforma y supera a la hermana guapa, ¿por qué tantas lectoras se identifican con ella?
-Representa a muchas mujeres y hombres que nunca llegarán a ser lo que quieren, que no desarrollarán sus potencias y cualidades. El miedo a existir, a lanzarse a la vida,  les atenaza y les frena.

-¿Qué importancia tienen para usted los valores?
-Toda. Hoy no tenemos valores de ningún tipo, ni humanos ni religiosos. Hemos perdido el respeto a los padres, a los profesores, a los políticos… Sin valores nos convertimos en animales.

-¿En sus personajes predominan los sentimientos o la razón?
-Los sentimientos y las pasiones, porque son universales. El amor, las relaciones familiares, la autoestima… El libro se lee fácilmente porque habla de sentimientos que todos reconocemos y vivimos.

-¿Por eso la mayoría de sus lectores son mujeres?
-Yo hago literatura que leen mujeres, pero no escribo literatura para mujeres. El porcentaje es más alto porque son ellas las que más leen novelas. Los hombres leen menos novelas o lo hacen en secreto.

-Las suyas tienen más de optimismo que de pesimismo.
-Son positivas, optimistas. Quieren dar a la gente felicidad, que sean felices, que tengan energías y ganas de vivir, pero sin ser pueriles. No una felicidad infantil, sino la de estar satisfecho en la lucha diaria.

-Usted dejó el periodismo por la escritura, ¿qué significa en su vida?
-Es esencial para mí. Mi vida es la literatura hasta el punto que puedo decir que la literatura me ha salvado en muchas ocasiones.

Fuente: La Razon

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: