Visita al Museo del Libro desde las aulas de Wroclaw (Polonia)

El Museo del Libro Fadrique de Basilea sigue innovando. Y, al mismo tiempo que una delegación de la oficina que persigue la capitalidad europea de la cultura para Wroclaw (Polonia) visitaba al alcalde de Burgos en el Ayuntamiento, a escasos metros, en la Travesía del Mercado, el director del Museo del Libro Fadrique de Basilea, Rodrigo Burgos, mostraba una visita guiada a alumnos del Liceo Bilingüe de la misma ciudad. Pero delegación y alumnos no se han cruzado por el centro de Burgos. La visita al museo ha sido virtual y era Rodrigo Burgos quien se paseaba por las cuatro plantas del mismo mientras explicaba y mostraba, a través de su Iphone, los secretos de esta visita a los alumnos polacos sentados en sus pupitres y coordinados por su profesor, el burgalés Sergio Izquierdo.
La visita ha sido «interesante, ellos han participado mucho y el profesor animaba a los alumnos a hacer preguntas lo que ha hecho que la visita haya sido muy fructífera», concluye Burgos quien ha aprovechado la oportunidad para mostrar la ciudad a través de las ventanas del museo.
El sistema de visitas guiadas virtuales en tiempo real (VTR) se realiza a través de un dispositivo móvil que porta un guía con doble cámara enfrentada que por un lado muestra al receptor el rostro del guía que les está hablando y, por el otro, el contenido expositivo del museo que explica, a través de cuatro plantas, la historia del libro desde las primeras escrituras cuneiformes, pasando por los papiros, los códices medievales, los primeros libros impresos, el libro de los siglos XIX y XX y el libro electrónico.
Una visita que también quieren cursar, vía on line, centros de estudios de español de instituciones de Toulousse y Estrasburgo (Francia),  Berlín (Alemania) y Bogotá (Colombia) por el momento. «Es una iniciativa que ha tenido mucha repercusión, están pidiendo información y con estos centros ya se ha solicitado. La primera prueba de fuego del sistema ha funcionado perfectamente», concluye el director del Museo impulsado por la empresa editorial Siloé Arte y Bibliografía. Con esta iniciativa no sólo se busca universalizar el acceso a la instalación sino, también, provocar una visita in situ.
La institución fue la primera en poner en marcha los denominados Códigos Bidi para, a través del móvil, hacer entendible la información de las piezas expuestas a discapacitados sensoriales. Y no será la última aplicación ya que avanzan que en un mes darán algún paso más  hacia el Museo 2.0.

Fuente: El correo de Burgos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: